martes, 10 de junio de 2014

Una boda por el rito judio

Hace algunas semanas tuve la suerte de ir como invitada a una boda judía - la comunidad de esta religión en México es bastante amplia - y digo suerte porque no hay nada que me guste más que conocer nuevas costumbres, ritos y tradiciones para darse el sí, quiero. Y ya que quizá muchas no tengáis la oportunidad de presenciar una boda tan distinta, hoy quería compartirla con todas vosotras.

Me sorprendieron muchísimas cosas de la ceremonia y de la celebración, pero antes de entrar en detalle os voy a contar algunos símbolos y significados del matrimonio judío, por supuesto desde el máximo respeto y esperando no equivocarme en ningún aspecto. Si hay algo con lo que creáis no estar de acuerdo os invito a que lo comentéis en la entrada y así aprendemos todas un poco más.

Antiguamente - y aunque ya no todos los significados permanecen sobre todo tratándose de una religiones más antiguas del mundo - el matrimonio judío ("lehijatén") significaba la unión entre dos familias y eran los familiares de los cónyuges quienes elegían al novio, o a la novia. De hecho, el significado inicial de novio ("jatán") y novia ("kalá") eran el de yerno y nuera. Evidentemente, salvo en algunos de los fieles más ortodoxos esto ya no se aplica así, y son los propios novios los que eligen con quién casarse. 

La ceremonia judía
Generalmente la ceremonia se lleva a cabo en una sinagoga (centro religioso de la comunidad judía). En mi caso no fue así, ya que tanto la ceremonia como el banquete se celebraron en un lujoso hotel de México D.F. Esto también lo vemos ya en bodas civiles o incluso católicas donde se simula un altar en un centro laico (un jardín, una playa, una montaña...). No tengo idea de si una boda judía tiene validez en un centro distinto al de la sinagoga o si por el contrario tuvieron que validarla días antes o después. Se lo preguntaré a los novios...

Los novios entran acompañados de sus padres, padrinos y el resto de la familia, quien se coloca bajo el "chuppah", una especie de tienda que representa la casa donde los novios vivirán después del matrimonio. La ceremonia se celebra debajo del palio (como veis en la foto es un dosel sobre cuatro varas donde se lleva a cabo el sacramento). 

Otro detalle diferente al de una boda católica, es que la novia entra también del brazo de su padrino con la cara descubierta y es el novio, en el momento en que "le entregan a la novia" quien le cubre el rostro con el velo. Al final lo descubre de nuevo una vez convertidos en marido y mujer. 

Algo que me sorprendió mucho es que los hombres y mujeres se sentaban separados. Ellos en los bancos de la derecha y ellas en los de la izquierda, al contrario que como nosotros estamos acostumbrados, que dividimos los bancos normalmente según sean los invitados del novio o de la novia. Además, a los hombres se les coloca el "kipá" blanco en la entrada para cubrir su cabeza.

Durante la ceremonia, oficiada por el rabino, los momentos más significativos son: 1) Las siete bendiciones "sheva berajot", incluida la de la copa de vino de la que luego beben los novios; 2) El intercambio de anillos cuyo significado es el mismo que en las bodas católicas: la unión entre la pareja; 3) la "ketubá", que es el documento matrimonia que lee el novio en voz alta con sus obligaciones como esposo; 4) las siete vueltas que los padrinos y testigos dan a los novios cubierto bajo un mismo manto dándoles sus bendiciones y por último: 5) el pisotón del novio a un vaso en el suelo como broche final de la ceremonia. Este momento recuerda la destrucción del Templo de Jerusalén hace dos mil años.

Ceremonia de boda por el rito judío

Aunque ya sabía el motivo, igualmente me quedé muy sorprendida cuando recibí la invitación y vi la hora de la ceremonia: las 10.30pm del sábado!! Y es que no se puede celebrar una boda el "sabbath" (desde la puesta de sol del viernes hasta la puesta de sol del sábado). Tampoco se puede celebrar los días de fiesta religiosa, en la pascua hebrea o en las tres semanas posteriores al verano.

Antes del banquete, aunque no es algo que hicieran en la boda a la que fui, se suele bendecir una hogaza de pan como símbolo de la unión de las dos familias.


La celebración en una boda judía
No puedo dar mucha información relevante aquí ya que la celebración fue muy parecida a las que he ido en otras ocasiones, independientemente de la religión o tipo de ceremonia. Pero si hubo algunos detalles que recuerdo y que ahora os comparto. Eso sí, una de las bodas más animadas y divertidas de las que he estado. 

- Los novios se sentaron a cenar solos en un escenario, lo que hacía que vieran a todos sus invitados desde una altura superior.

Boda por el rito judío

- El baile y la cena tenía lugar prácticamente a la vez. Es decir, mientras había invitados cenando otros estaban en la pista de baile (incluyendo los novios y sus familias). Luego se sentaban de nuevo a tomar otro plato y otros se levantaban...No había tanto "orden" como estoy acostumbrada a ver.

- La cena: Sushi (una debilidad del novio); ensalada de queso de cabra y pasta. Aunque la única carne los fieles judíos no pueden - no deben comer cerdo, el menú que yo tuve era totalmente vegetariano.

- Y me encantó el carrito de chupitos (shots como dicen aquí) de emergencia!! 

Boda por el rito judío

Preferiblemente a una boda judía hay que ir de largo, y los hombres de negro. ¡¡y por supuesto cumplimos el protocolo!

Boda por el rito judío

Y perdooooon por las fotos. Entre la luz y que olvidé la cámara en casa...se hizo lo que se pudo ;)


3 comentarios :

Anónimo dijo...

Que lujo de detalles nos das de una boda del rito judío!! No es algo que suela verse en revistas ni en prensa. No puedo rectificarte, aportarte ni darte una pequeña información. No he ido a ninguna.

Es una pena que en las fotos no podamos vislumbrar escenas de la ceremonia . No vuelvas a olvidarte la cámara!! aunque tus textos,como siempre, ilustran bastante. Vosotros estáis genial y cumpliendo el protocolo. Faltaría más!!

Silvia dijo...

Me encanta cómo describes todo, tan sencillo...y estabas guapísima!! Y tu chico también ;)
Un beso,
Silvia

Momentips España dijo...

Muchas gracias chicas!! Me encantó estar en una boda diferente, pero me ha gustado más compartirla con vosotras